Estudios
 
 
   
 

Registro Fotográfico
 


Seminario Taller de Restauración de Pintura Mural

PROYECTO:
Práctica de campo en la Casa 8 de Julio
"DIAGNOSTICO DE DOS PINTURAS MURALES DEL SIGLO XIX"

OBJETIVO:
Determinar el estado de conservación de dos pinturas murales del Siglo XIX que se localizan en el Zaguán de la casa ubicada en la calle 8 de Julio No. 325 del antiguo Barrio del Pilar en la zona centro de la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

FECHA:
9 al 26 de noviembre de 2010

 
     

SISTESIS DEL PROYECTO:

Durante el semestre de verano de 2011, alumnos y profesores del Seminario Taller de Restauración de Pintura Mural realizaron el diagnóstico del estado de conservación de dos pinturas murales del siglo XIX ubicadas en el zaguán de la finca ubicada en la calle de 8 de Julio No. 325 de la ciudad de Guadalajara, Jalisco.                                                                                           (Figura 1. Fachada de la casa)

Se trata de un inmueble de construcción basada en la tipología de las casas de patio edificadas durante la colonia en Guadalajara. En su origen, la casa fue construida para servir como habitación de una de las familias prominentes de la época, sin embargo, a lo largo de la historia su ocupación ha tenido diversos fines hasta ser actualmente la cede de un grupo de 24 horas de ayuda para alcohólicos anónimos. Estos cambios de uso, han traído como consecuencia el remozamiento y transformación material de la casa, fundamentalmente en su decoración y superficies más que en su estructura y partido.     (Fig. 2 y 3 planta)  

Por su parte, las pinturas murales, denominadas Norte (3.4 x 3.3 m) y Sur (3.3 x 3.3 m)  constituyen una muestra, de las muy pocas que restan, del muralismo doméstico, aunque su autoría se desconoce. Las escenas que se plasmaron en ambos muros son principalmente paisajísticas, en donde la ambientación conforma más del 60% de la obra.                                     (Figuras 4 y 5 murales)

A partir de las observaciones realizadas en campo y análisis estratigráficos evaluados en laboratorio, se infiere que la capa pictórica de ambos murales fue realizada con la técnica al óleo, sobre aplanados de cal y arena, mientras que el soporte es de adobe. Además se realizaron intervenciones anteriores a las obras, como es el caso de la aplicación de un barniz superficial, el cual ha generado gran parte de los deterioros observados.                                                                            (Figura 6. muestra)

Para realizar el diagnóstico de dichas obras, se estableció una metodología de estudio que consistió en la observación, identificación y análisis de las características y deterioros de los dos murales y por ende del inmueble donde se alojan, a través de un extenso y detallado registro fotográfico, análisis de laboratorio, elaboración de fichas clínicas y del levantamiento del estado de conservación de las pinturas, así como del levantamiento arquitectónico de la casa.  (Figura 7. Registro fotográfico)

Paralelamente al estudio de las obras, se realizaron calas de prospección ó estratigráficas en los muros del zaguán, para conocer y determinar el número y tipo de ciclos pictóricos, lo que ayudó junto con la investigación documental, a correlacionar los períodos de ocupación y cambios de uso del inmueble. (Figura 8. Cala estratigráfica)

A partir de  esto, se identificó que la condición de la casa es estable, no obstante de presentar problemáticas inherentes a factores como la humedad ascendente y descendente, afectación por los contaminantes atmosféricos de la zona y presencia biológica, causando patologías mecánicas, físicas y químicas en el sistema constructivo. Por lo cual, para preservar las pinturas es necesario tomar medidas preventivas como la impermeabilización de azoteas.

En lo que corresponde a las pinturas murales, se observaron múltiples alteraciones que perjudican su integridad material y estética, siendo afectadas principalmente por el parcial intemperismo al que han sido expuestas desde su creación, pues las puertas de la entrada principal permanecen abiertas en todo momento. Agentes como la luz, la temperatura, la humedad, y los contaminantes atmosféricos inciden directamente sobre las obras de manera cotidiana.

Todo ello, ha generado que en ambos muros se combinen diversos mecanismos de deterioro para producir efectos como fisuras, craqueladuras, descamaciones y un oscurecimiento generalizado de la superficie de la capa pictórica, lo cual altera los valores estéticos y percepción de las imágenes en el presente. (Figura 9, 10 y 11)

Asimismo, se identificó que pesar de que las obras están ubicadas en el mismo espacio del inmueble, su orientación ha determinado mecanismos de deterioro distintos considerándose más afectado al mural Norte que al Sur.

Finalmente, la investigación y tratamiento de estas obras continuará en etapas posteriores en las que se ampliará el análisis de laboratorio e investigación documental y con ello precisar las características materiales y compositivas de las obras, con el fin de que la información obtenida sirva de base para plantear los lineamientos de conservación necesarios para la preservación de las pinturas.

 
 
 
 

Analco No. 285 Barrio de Analco Guadalajara, Jal. México C.P.44450
Tel/Fax: 3617 1409, 3617 2819 y 3617 2741 | ecro@unix.megared.net.mx